Manifestacio 26 de maig

 

Nuestra agricultura y ganadería arrastra desde hace demasiado tiempo una grave crisis de precios, que acaba produciendo el abandono de tierras de cultivo. Los propietarios de terrenos forestales padecen de falta de accesibilidad y capacidad para aprovechar y gestionar sus recursos. Padecemos un importante envejecimiento del sector, despoblamiento del medio rural y falta de inversiones en las explotaciones agrarias. Todo esto agravado por un déficit en materia de infraestructuras y servicios.

Las administraciones (no todas pero sí una parte importante) parecen ajenas a estos problemas o no muestran la suficiente sensibilidad y comprensión hacia los graves problemas que nos afectan a todos los que formamos parte del sector agrario, que somos los que mantenemos vivo el mundo rural, y mientras, desarrollan y aplican leyes cada vez más extensas, restrictivas y, a veces, contradictorias, que complican todavía más la difícil coyuntura que atraviesa nuestro sector, además de la falta de una respuesta adecuada ante los graves daños que está causando en los cultivos la fauna salvaje, que está creciendo de forma descontrolada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *