CONVENIO

FEPAC-ASAJA advierte que la huelga es “muy inoportuna” y “castigará” especialmente a la clementina de Castellón

FEPAC-ASAJA advierte que la huelga es “muy inoportuna” y “castigará” especialmente a la clementina de Castellón

La campaña de la Nules, mayoritaria en la provincia, va mucho más retrasada que en Valencia y quedan más de 250.000 toneladas por recoger.

La humedad acumulada por las lluvias ha menguado el tiempo en el que se podrán aguantar en el árbol y es justo en la semana de huelga (15 a 21 de diciembre) cuando más tonelaje se saca adelante.
La federación advierte que las reivindicaciones de UGT y CCOO encarecerán los costes de producción sin que ello se pueda repercutir en los precios por lo que serán otra vez los citricultores las víctimas.

Castellón, 12 de diciembre de 2016.- FEPAC-ASAJA advierte que la huelga convocada formalmente por UGT y CCOO entre el 15 y 21 de diciembre para el colectivo de trabajadores del envasado y manipulado de la Comunitat es “totalmente inoportuna” y “castigará” muy especialmente a los citricultores de Castellón. Así se manifiesta el presidente de esta federación de productores, Néstor Pascual, quien alerta también que, dado el retraso de la campaña de clementinas en la provincia, el daño a los productores de Nules de Castellón causado por la parálisis en los almacenes de con­fec­ción será “infinitamente mayor”.

La situación de los productores de estas mandarinas es ciertamente muy complicada. A la mala mar­­­cha de la campaña, con precios en el caso de las mandarinas precoces incluso por debajo de costes, se unió recientemente el efecto de las lluvias torrenciales que han disparado los daños por ‘pìxat’ en el cle­men­­tinas de mitad de campaña. Pese a ello y como quedó reflejado en la reunión sectorial celebrada el pasado 7 de diciembre, aquellos agricultores que aceptaron el consejo de FEPAC-ASAJA de realizar tra­ta­mien­tos de piel y optaron por retrasar sus cosechas, tienen más del 80% de su fruta en unas condiciones ex­tra­ordinarias. Por este motivo y dado que Valencia ha apurado ya la mayor parte de sus campos, la opor­tu­ni­dad de suministro para estas fiestas de mandarinas de buena condición se da ahora fun­damental­mente en Castellón y Tarragona. La acumulación de humedad, sin embargo, ha menguado el tiempo que estas man­da­rinas podrán seguir en los árboles, de ahí que la convocatoria de paro en la semana de mayor in­ten­si­dad comercial del año sea en esta ocasión mas desaconsejable si cabe porque paralizará no sólo la confección sino también recolección. FEPAC-ASAJA estima que hasta 250.000 toneladas de clementinas amenazan con quedarse en los árboles si no se trabaja en ésa semana crítica. “Y si no se sirven las cle­men­tinas valencianas es evidente que los clientes de nuestros comercios buscarán alternativas y Marruecos aprovechará su oportunidad”, advierte el presidente de FEPAC-ASAJA

Por otra parte, las peticiones de la plataforma sindical supondrán un importante incremento de los costes de producción. En tanto muchas de estas exigencias afectan a la capacidad para organizar el trabajo en los almacenes justo cuando mayor repunte tienen en su actividad, FEPAC-ASAJA considera que, además, afectará a la productividad del sector, que podría verse seriamente resentida. “Si esos mayores costes, co­mo viene ocu­rrien­do esta campaña o en otras tantas anteriores, no se pueden repercutir en los precios, al final quien pagará el pato serán los citricultores”, augura Pascual.

Por todo ello, el presidente de FEPAC-ASAJA reclama “cordura y sentido común” a los sindicatos de clase en la negociación y, con no oponerse a la legítima mejora de las condiciones de los trabajadores, reclama que “no caigan en la tentación de pedir lo que no se puede dar porque será pan para hoy y hambre para mañana, tanto para los asalariados de los almacenes como para los agricultores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *